Skip to Content

El arte

no es otra cosa que transmitir a la caravana de la vida lo que hemos conocido mientras vivíamos

género EL BUSCADOR DE UTOPIAS

portada EL BUSCADOR DE UTOPIAS

De "El Buscador de utopías" resaltaría la próximidad del estilo narrativo. Está escrito en primera persona y todo lo que se cuenta sucedió realmente en las fechas por las que discurre el relato. Lo escribí dirigiéndome directamente al lector, buscando su complicidad desde el primer momento. Por eso en algunos fragmentos aparecen tuteos que inicialmente pueden generar la duda de si el protagonista habla a alguna persona en concreto dentro de la historia o es realmente al propio lector a quién envía confidencialmente la bitácora de su aventura iniciática.
El viaje fué muy enriquecedor vitalmente y creo que esto se nota en el entusiasmo y la inmediatez con que está contado. Es una de esas experiencias que uno quiere que perviva por siempre para no perder el estado de poder personal que se generó en el transcurso de la misma. Deseaba compartirla con el fin de invitar a otros a que emprendan la suya propia. Así el libro finaliza estableciendo una comparación entre el camino que yo recorrí entre Cantabria y Catalunya con el Camino de Santiago que hace todo el mundo. Opino que El Camino de Santiago puede tomarse en cualquier dirección. Realmente es mucho más importante El Camino que Santiago. Y ello es muy comprobable cuando se llega al final del mismo si no se ha tomado un plazo e itinerario prefijados. Ahí es cuando uno puede realmenete descubrir cuándo ha llegado.

Brindo

por todo lo imposible e inalcanzable, por la belleza de lo prohibido. Porque lo legal sea justicia, lo inmoral pura delicia. Porque entre las masas surja un pueblo que haga fácil lo infinito.