Skip to Content

El arte

no es otra cosa que transmitir a la caravana de la vida lo que hemos conocido mientras vivíamos

Mauro Muriedas Experience.

Julián Sanchez nos lo dijo en su interesante visita a Reinosa para presentar su nuevo libro sobre la escena independiente en España. No sabía yo en aquel momento si sus palabras eran de advertencia o simplemente premonitorias. Lo seguro es que hablaba con la certeza que da una experiencia dilatada en el campo de lo literario. Pero lo dijo, nos dió la información.
Por otra parte habíamos oido que la Sala Mauro Muriedas de Torrelavega era un lugar con mucho "glamour". Esto nos producía cierto atractivo: una nueva experiencia ante un público distinto.
Lo que Julian dijo se refería al premio Nobel de literatura José Saramago. En una visita a Barcelona para apoyar la promoción de uno de sus libros se encontró con un auditorio absolutamente vacío. Nadie acudió a escucharlo. Ni siquiera los medios de comunicación.
En la Mauro Muriedas nos equiparamos nosotros al premio Nobel.

Brindo

por todo lo imposible e inalcanzable, por la belleza de lo prohibido. Porque lo legal sea justicia, lo inmoral pura delicia. Porque entre las masas surja un pueblo que haga fácil lo infinito.